Kaltschmitt, un dirigente guatemalteco dedicado al deporte y la paz

Willi Kaltschmitt es miembro del Comité Ejecutivo del Comité Olímpico Internacional y ha ejercido como delegado de la Comisión de Protocolo los últimos 6 años. Se convirtió en miembro del COI en 1988, tras presidir el Comité Olímpico Guatemalteco. Bajo su administración los países de Centroamérica se han unido para celebrar los Juegos de la paz.

“Toda mi carrera, de 50 años, ha estado relacionada con el deporte”

“Empecé mi vida como secretario general de la Federación nacional de boxeo de Guatemala, antes de ser presidirla. Luego me convertí en árbitro de boxeo y terminé haciéndolo en los Juegos Olímpicos de Montreal 1976 y Moscú 1980. Fui electo presidente del Comité Olímpico Guatemalteco en 1982”.

“Este país y esta región estuvo bajo guerra desde 1968 hasta 1996. Entonces en 1984, invité a todos los presidentes de los Comités Olímpicos Nacionales y les dije: señores, organicemos los Juegos Deportivos Centroamericanos, porque esta es la única vía por la cual podemos unir a nuestras naciones. A pesar de los problemas en las fronteras y con la policía, organizamos la tercera edición de los Juegos Centroamericanos en Guatemala en 1986. Los llamamos los Juegos de la Paz, y creamos un himno de los Juegos, el cual promovió que somos parte de un país, y que todos pertenecemos al deporte. Es un himno increíble y bello, que ha sido entonado en iglesias. Los Juegos marcaron el inicio de una armonía en Centroamérica  a través del deporte”.

“Ahora estamos en la edición 11 y en mucho se debe al legado que los Juegos dejaron a la región en ese entonces. Creo que los Juegos son una de las mejores cosas que me han pasado en toda mi vida y a Centroamérica también. A través de estos Juegos nosotros promovemos el Olimpismo y consecuentemente ganamos medallas en los Juegos Olímpicos.

“Los Juegos crean héroes y ellos crean modelos a seguir en cada país. No existe alguna organización que haya logrado lo que logramos en Centroamérica. Sacamos a los gobiernos que no estaban políticamente alineados  y los unimos en la misma filosofía del Olimpismo. Eso es lo que nuestro movimiento hace”.

“Creo que cada Comité Olímpico Nacional tiene el poder de lograr mucho en estos tiempos. Cada uno tiene muchas herramientas para trabajar gracias al soporte del COI. Ahora nuestro trabajo está más allá de los Juegos. Tenemos una Fundación en Guatemala que se llama Hoodlinks, patrocinada y avalada por el COI, que trabaja con niños y jóvenes pobres, quienes viven en áreas marginales y con alta incidencia criminal.  Allí usamos los Valores Olímpicos para crear héroes en los barrios. Y ahora estamos expandiendo el programa a Honduras. Queremos ampliarlo no solo allí, sino en el resto de países que necesiten este tipo de fundaciones”.

“Para mí, Olimpismo significa un estilo de vida y representa como nosotros podemos vivir en armonía. El Movimiento Olímpico une a las personas y construye paz, que es lo que necesitamos”.

Tomado de Olympic.org 

Publicación original: https://www.olympic.org/news/a-career-dedicated-to-sport-and-peace