Habilidades para entrenar el cerebro de un deportista

 

Algunos deportistas se preguntan si se puede entrenar el cerebro, y de ser así ¿Qué es lo que se debe entrenar? ¿Cuáles son los ejercicios? ¿Quién debe organizar el proceso? En la actualidad sí es posible entrenarlo para mejorar el rendimiento deportivo.

En todo plan de entrenamiento se consideran la condición física, el dominio de la técnica y como hacer un planteamiento táctico de las competencias, habilidades que se perfeccionan a través de un entrenamiento deportivo sistemático, es decir organizado, partiendo de lo más fácil a lo más difícil, lo mismo sucede con el cerebro.

 

¿Qué es lo que se tiene que entrenar?

Las primeras habilidades que deben entrenarse son las que permiten al deportista procesar la información de forma adecuada. 

La concentración: Es la habilidad para orientarse hacia los estímulos que son importantes a la hora de competir, durante el tiempo y la intensidad que, dependiendo del deporte, sea necesario, al mismo tiempo se ignoran los estímulos que no son importantes y solo sirven de distractores.

La percepción especializada: Nos permite orientar a los órganos de los sentidos con precisión hacia las sensaciones visuales, auditivas, táctiles y cinéticas (de los músculos y tendones), permitiendo actuar oportunamente y con exactitud. Se incluye aquí la percepción del tiempo que, dependiendo del deporte, puede durar segundos hasta varios minutos.

La memoria: Permitirá llevar un registro de lo que sucede durante la competencia pudiendo establecer patrones de respuesta en el adversario logrando una anticipación correcta sobre este.

Razonamiento táctico: Es el análisis de las ventajas y desventajas propias y del adversario que permitan al deportista elaborar un plan de competencia para tomar ventaja.

Otras habilidades que podemos entrenar tienen relación con el manejo de las emociones que experimentamos durante el entrenamiento y las competencias deportivas.

La motivación: Consiste en tener objetivos bien definidos, así como un plan de acción para lograrlos, sobre estos objetivos se debe reflexionar a diario, servirá de estímulo para tener un esfuerzo continuo que permita superar los obstáculos que se presenten con perseverancia. 

El control del estrés El deportista experimenta estrés cuando cree que sus posibilidades de respuestas son menores a las exigencias que encuentra en su deporte, estas creencias puede ser reales o imaginarias, es decir puede creer que no es capaz de algo cuando realmente lo es.

El control de la Ansiedad Sensación de amenaza que impide lograr lo que se quiere o que se pierda el avance conseguido, está relacionada con el grado de autoconfianza que se tenga como deportista, es posible utilizar estrategias psicológicas que permitan crear estados de autoconfianza y disminuir los estados de ansiedad. Entre ellas lo que se dice a si mismo a la hora de competir y los recuerdos que se hagan llegar a la mente.

 

Entrenamiento psicológico

Es un proceso estructurado que se desarrolla durante el tiempo que dura el entrenamiento para la competencia más importante o fundamental, participando el deportista, el entrenador y el psicólogo del deporte.

El entrenamiento psicológico está respaldado científicamente por la psicología del deporte, de forma similar a los otros tipos de entrenamiento que conforman la preparación del deportista.

 

Para aprender a entrenar el cerebro y controlar las variables claves en el deporte que practica, debe avocarse con el psicólogo del deporte asignado por su Federación o Asociación.