Marisleysis Cedeño: La navegación a vela “es un ajedrez en el agua”

 

Por: Brenda Reyes

Del otro lado del teléfono, una voz jovial y entusiasta saluda con emoción. Es la atleta Marisleysis Cedeño, quien recientemente participó en la Sesión Solemne de la Academia Olímpica Internacional para Jóvenes Deportistas como representante de Guatemala. Hoy, además de hablar de esta experiencia única, descubriremos más sobre la velerista nacional.

Marisleysis Cedeño nació el 12 de enero de 2001 en Quetzaltenango. Actualmente reside en la capital. Practica navegación a vela desde hace aproximadamente año y medio, pero antes, fue integrante del grupo de remo, disciplina que la llevó a concretar el sueño olímpico.

Pero, ¿cómo inició su historia en el deporte?

“Yo empecé en el deporte desde el momento en que Erick Barrondo ganó la medalla olímpica; me motivó mucho ese momento y empecé a buscar el deporte. Mi mamá me dijo que empezara con remo; yo no quería porque había que madrugar, pero lo fui probando y me encantó. Fui full con el sueño de ir a unos Juegos Olímpicos y logré ser la primera (en remo) en clasificarse a unos Juegos y fui a la edición juvenil de Buenos Aires en 2018”, relata.

Marisleysis habla con franqueza cuando confiesa que lo que más le apasiona de practicar el deporte es la “sensación de libertad” que la posee sobre el velero. “Me encantan demasiado los deportes de agua; uno tiene un panorama que ninguna otra cosa le puede dar. Ves montañas, sientes el agua y la naturaleza, y eso me encanta”, resume.

Sus inicios como velerista fueron hace año y medio, cuando el entrenador Emiliano Bolgeri “me llamó y me dijo que probara este deporte; a mí me encantó. Me insistió que me cambiara y terminó convenciéndome”, recuerda. 

De este deporte, lo que más le gusta es la “adrenalina que te hace sentir el velero cuando va rápido”. La definición de cómo ve la navegación a vela no puede ser más precisa. “Me encanta que es un deporte bien táctico; es un ajedrez en el agua y a mí me encanta jugar ajedrez”, enfatiza.

Antes de que iniciara la Pandemia, logró participar en un evento en Puerto Vallarta, en la clase láser radial, como parte de su preparación en este deporte. “Nacionalmente he competido en hobie cat y en sunfish, pero me quedaré con el láser radial. He probado las tres modalidades y si tengo que escoger me gusta más el hobie cat, me encanta porque es de los barcos que van más rápido; me gusta la velocidad”, recalca.

Para ella, lo más difícil de practicar este deporte es “entenderlo, definitivamente, porque a simple vista es fácil, pero la táctica es lo más difícil y la estrategia de regatas. Siento que es más de conectarse con la naturaleza y entenderla; saber desarrollarse en cuanto al entorno”, confiesa.

 

Su experiencia en Buenos Aires

Marisleysis logró la clasificación a sus primeros Juegos Olímpicos de la Juventud, en la edición de Buenos Aires 2018. Esta experiencia le cambió la vida… “Una sola palabra no puede describir la experiencia. Fue lo más increíble y sobrenatural que he tenido hasta ahora, porque estar con 4,000 atletas de todo el mundo compartiendo la pasión por el deporte no tiene precio, y el hecho de cumplir sueños es muy gratificante. Sobre todo, representar a Guatemala; esas sensaciones nada en el mundo las paga”, resume.

Las amistades que dejó tras esa participación en remo también son invaluables para ella. Pero fue ahí, en Buenos Aires, cuando su vida volvió a dar otro giro de 180 grados. En un acercamiento con la raquetbolista María Renée Rodríguez, quien asistió a la cita invitada como Joven Agente de Cambio, surgió el tema de la Academia Olímpica y el programa Mi Amigo Olímpico.

“En Buenos Aires, yo le pregunté (a María Renée) cómo le había hecho para ser Agente de Cambio, y me contó que empezó con la Academia Olímpica. Yo contacté a Juan Diego Blas (encargado del programa Mi Amigo Olímpico) y me contó qué era lo que hacían; cuando regresé a Guatemala me puse en contacto con ellos para entrar a la Academia y al programa. Agradezco mucho estar ahí, porque a uno lo llena como atleta y como persona ser mentor de niños”, explica con ilusión.

En el programa Mi Amigo Olímpico, del cual es mentora, tiene la posibilidad de cambiar la vida de niños de primaria a través del deporte y de inculcar valores. “El hecho de poder compartir con los niños de las escuelas y que lo vean a uno como un súper atleta y como un ejemplo a seguir, es lo que más me encanta de Mi Amigo olímpico”, comenta y continúa... “Lo que más me aporta es agradecimiento y alegría, porque me hace sentir una atleta más completa sabiendo que no solo me inspiro a mí, sino a más gente a vivir el olimpismo”, cierra en este apartado.

 

De su asistencia a la sesión de jóvenes

Recientemente, Marisleysis representó a Guatemala en la Sesión Solemne de la Academia Olímpica Internacional para Jóvenes Deportistas, a la que, en otras circunstancias, hubiera viajado a Grecia para conocer más de cerca todo sobre el olimpismo junto a jóvenes de todo el mundo. Por el confinamiento, este año la sesión fue virtual; sin embargo, eso no le restó emoción al momento. “Es muy lindo el simple hecho de representar a mi país; además de haber sido elegida, los coordinadores se esmeraron para hacer de esta una bonita experiencia”, cuenta.

Cada año, en esta actividad, se elige a los atletas olímpicos para dar una charla y la elegida este año fue Cedeño. “Pregunté y, aparentemente, soy la tercera guatemalteca en hacerlo. Me siento bien especial. Grabé el video hace tres meses y me tardé dos horas haciéndolo para que saliera bien. Es bien especial poder compartir ese tipo de experiencias con toda la gente”, resume.

Además de su presentación y de conocer todo lo relacionado al Movimiento Olímpico, Marisleysis tuvo una presentación cultural y dirigió dos sesiones de entrenamiento, que son actividades extracurriculares. La sesión se realizó del 4 al 10 de septiembre, con interacción de 02:00 de la madrugada a aproximadamente 17:00 horas, con intervalos de descanso.

El agradecimiento y la humildad la caracterizan y fueron estas cualidades las que la llevaron a contactar a María Renée Rodríguez para contarle de su participación en la sesión de jóvenes. “Le escribí este año y le dije que gracias a ella se dio este viaje. Me aconsejó que lo disfrutara al máximo y que lograra tomar todo lo que pudiera de esta experiencia”, relata. También contactó al ciclista Manolo Castro, quien viajó a Grecia en la sesión anterior, y “también me dijo que, aunque era virtual, que aprovechara y que aprendiera de esta experiencia”.

Mientras las aguas retoman su cauce, Marisleysis continuará con su preparación en la vela. Mejorar es la consigna, como persona y como atleta. A nivel personal también tiene planes. “Quiero terminar mis dos licenciaturas y mi tesis a tiempo para lograr graduarme a los 21 años. Estoy estudiando Licenciatura en Deportes especializada en Gestión Deportiva y también para ser entrenadora”, concluye.